15 junio 2020

La Salvé y El Regatón








La Salvé es la playa más extensa de Laredo, son 5 kilometros de fina arena rematados por un sistema dunar. Si te sabe a poco, puedes girar por el Puntal y sin dejar de pisar arena continuar por la playa del Regatón otros 3 kilometros más. El Regatón está en la desembocadura del río Ason y forma parte del Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel por lo que es una playa sin ningún tipo de servicio salvo el de limpieza.  

Nací y crecí junto al mar, nunca supe que se siente al verlo por primera vez. Pero seguro que es algo muy parecido a lo que sentí al poner los pies en la arena el primer día de confinamiento en el que se nos permitió salir a pasear. Siempre me ha gustado “mi playa” pero nunca había disfrutado de ella como en este último mes. Ahora que se acerca “la nueva normalidad” siento cierta tristeza porque  volverán los turistas y dejará de ser el paraíso que he conocido estos días de primavera. ¡Qué suerte tenemos los pejinos de disponer de un lugar así!




Cómo no tengo ningún marcapáginas del Regatón subo una foto del Puntal en la que se ve la Salvé a la izquierda y el Regatón a la derecha.

4 comentarios:

  1. yo aún no he pisado la playa! cómo la encuentro a faltar. Hasta el día 22 tampoco podré ir a la piscina. Algunas de sus dependencias fueron hospital de emergencia Covid. Qué envidia malsana!

    ResponderEliminar
  2. Ayyyyyyyyy!!! Ese era mi destino con los tan nombrados bonos parador, pero no sé yo...me los han ampliado hasta diciembre...No sé que haré, tendré que ver las cosas muy clara para viajar....
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Fíjate que toda la gente que conozco que son de algún pueblo costero dicen lo mismo, que cuando no tienen la playa la echan de menos. En cambio los que somos de interior, a no ser que seamos muy playeros no. Lo que echamos de menos es la montaña.

    ResponderEliminar
  4. No soy muy amigo de playas, pero en mi viaje de novios estuve por Cantabria y, a pesar de ser el mes de agosto, lo que recuerdo de la playa de El Sardinero, en Santander , es que el agua estaba bastante fresquitar. A mé me tira más la montaña y por ahí, tenéis paisajes de ensueño, durante todo el año.
    Muy bonitos los mps
    Un abrazo

    ResponderEliminar